RELACIÓN DEL TEOREMA DE PITÁGORAS CON LA MASONERÍA.

 


En su trabajo revelador, Ghyka, que hemos señalado como base de esta Plancha, orienta su esfuerzo investigativo en torno a los Ritmos y Ritos, que determinan lo profundo del pitagorismo, y que se hace presente en la civilización occidental, hasta, prácticamente, nuestros días, especialmente en la Masonería.
Su obra no ha pasado desapercibida para los masones de distintas latitudes, que han descubierto que, más allá de lo cotidiano de sus quehaceres, el sentido profundo de sus rituales y símbolos, se encuentra dentro de un vigoroso legado de sabiduría, que, a veces, se pierde en la monotonía de su estudio superficial. Sin embargo, la búsqueda sistemática en la historia vestida de mitos del pitagorismo, permite, sin duda, establecer los vínculos insoslayables entre el esoterismo pitagórico y el contenido simbólico y ritual que caracteriza a la Francmasonería.
Sin pretender establecer una segura concatenación entre ambas escuelas esotéricas, resulta inevitable reconocer que, parte importante de la forma y el fondo de la herencia de la Hermandad de Crotona y Metaponto, se recrea en la Masonería, desde sus orígenes. Ese hilo conductor, por cierto, ha tratado de ser superlativizado por el entusiasmo de algunos, mientras otros, por escepticismo o superficialidad, han preferido soslayarlo.
La verdad, sin embargo, es que el pitagorismo ha permeado a sus símiles, que los tiempos han dado con posterioridad: esenios, khabalistas, collegias romanos, comachinos, constructores medioevales, alquimistas, etc., dando una continuidad que se proyecta, en definitiva, hacia lo más profundo de la Masonería, según respetables testimonios históricos. Algo que se perdió por efecto de dos fenómenos que han sido gravitantes en la pérdida de la profundidad esotérica de la llamada Masonería Especulativa: el espíritu de club inglés y el espíritu de barricada francés.
Reconociendo el valor de ambas influencias – inglesa y francesa - , importantes para el arraigamiento de la Masonería en la sociedad moderna, se hace, sin embargo, más que necesario, reconocer que han influido en lo referido a una mayor contemporización, pero, perjudicando la mirada más lejana y profunda de lo que constituye el fondo subyacente de las herencias que expresan nuestros ritos y símbolos.
Se hace necesario, pues, buscar con mayor dedicación lo profundo de la Masonería, en los antecedentes que, aparentemente, la preceden, si no la gestan, que se pierden en los tiempos pretéritos, a fin de dar un gran paso que abra las puertas de nuestra búsqueda de la verdad y de la perfectibilidad, objetivo sustancial de la Masonería.
En ese contexto, resulta interesante comprobar la forma en que se expresa el Teorema de Pitágoras, en nuestros símbolos, haciendo vívida la herencia del pitagorismo en los ritos y contenidos masónicos.
Sin duda, la presencia más tangible del Teorema de Pitágoras, en el simbolismo masónico e encuentra en la Joya del Ex Venerable Maestro. Ésta se haya constituida por una escuadra, de la cual cuelga un cuadrado, dentro del cual se graba un triángulo rectángulo, en cuyos catetos e hipotenusa se encuentran desplegados sus respectivos cuadrados. Esta joya representa esencialmente la Justicia.
Sin embargo, la idea de Justicia va más allá de lo que constitucional o reglamentariamente le corresponda como tarea a cada Oficial de una Logia. La idea de la joya del Ex Venerable Maestro es poner en evidencia que las querellas y las diferencias entre los hombres, solo pueden ser resueltas con Justicia.
Sabemos que la Escuadra representa la rectitud, constituyendo una de las seis joyas o alhajas de una Logia Justa y Perfecta, y una de las tres joyas movibles, expresada en la joya del Maestro que preside la Logia, que cuelga del collarín desde la punta de su ángulo. El Cuadrado que cuelga de la Escuadra del Ex Venerable Maestro, se relaciona con la materialidad y con lo intrínsecamente humano. El cuadrado corresponde a una creación específica del hombre y es aquella figura plana con cuatro lados rectos, cuyos cuatro ángulos interiores son ángulos rectos de igual longitud, que, en geometría, es llamado paralelogramo de lados iguales o polígono de cuatro lados iguales.

 

joya de pasmaster

El inserto de la graficación del Teorema de Pitágoras, dentro del cuadrado, está indicando claramente el simbolismo de la Justicia, porque ésta debe ejercerse en los ámbitos necesariamente humanos. La justicia es una tarea y una responsabilidad de los humanos para con los humanos.
Para los pitagóricos, el ángulo recto era llamado el ángulo de la equidad, implicando con ello, que representaba el sentido de lo equitativo, dando a cada cual según sus merecimientos y condiciones, no favoreciendo a uno en desmedro del otro, propendiendo a guiar los actos por la templanza del deber juiciosamente asumido, por la justicia natural antes que la legal o escrita.
Siendo el triángulo rectángulo el resultado de un ángulo recto cuyos trazados pueden ser iguales o de distinta longitud, se está representando en ello que, las tesis y antítesis de los hombres, son aspectos en discordia, en constante contradicción, y las áreas de los cuadrados de los catetos, señalan las dimensiones de sus intereses en disputa.
Cortando el trazado de los catetos, se impone la hipotenusa, representando la función de la justicia bien ejercida, en cuyo cuadrado, suma de los cuadrados de los catetos, se da cabida a los intereses, derechos y reclamaciones de las dos partes en disputa. El cuadrado de la hipotenusa da, pues, justa y proporcional cabida, a las partes en contradicción, de un modo integrativo.
El segundo símbolo que recoge la presencia del Teorema de Pitágoras, es el mandil con el que nos decoramos para efectuar nuestros trabajos en logia. Por alguna causa inexplicable, tal vez, un mal entendido esteticismo, los mandiles pierden la componencia cuadrada en su parte inferior, dejándolo realmente como un rectángulo.

 

mandil

 

En rigor, el mandil está formado por un triángulo rectángulo de catetos iguales, y por un cuadrado. El triángulo representa el espíritu, mientras el cuadrado representa la materia. En la Francmasonería el término Triángulo es, por antonomasia, el área de los tres puntos de la Perfección Masónica, que está simbolizado en todas nuestras reuniones por las Tres Luces del Taller.
Así, cuando el Aprendiz trabaja con la faldeta triangular levantada, para protegerlo de los materiales innobles, diremos que aún el espíritu no ha penetrado la materialidad, lo que recién viene a ocurrir cuando el iniciado pasa al grado de Compañero, y baja la faldeta superior, siendo la Maestría, cuando viene a manifestarse la plena penetración
y el acceso a un nivel de perfectibilidad. La parte inferior, viene también a representar el cuadrado de la hipotenusa, que puede considerarse como la condición material del Templo del Universo que, al mismo tiempo, es el de la Logia y del Iniciado Francmasón. El cuadrado está formado por cuatro triángulos rectángulos, relacionados con los elementos, donde cada uno de sus lados representa las purificaciones de la Iniciación, a saber: la Tierra, el Fuego, el Agua, y el Aire.

 

mandil1

 

Sin embargo, también cabe considerar, en el caso del mandil, otra lectura simbólica, que tiene que ver con la suma de los tres lados del triángulo y los cuatro lados del cuadrado, que suman siete (3+4=7). En la lectura pitagórica, el siete era símbolo del hombre y del universo, el ser humano como microcosmos, el hombre completo, que ha trascendido los principios inferiores – el cuaternario de la materia -, alcanzando la trinidad superior o divina.
En el mismo contexto, de relación masónica con el Teorema de Pitágoras, Richter, masón de la Gran Logia de Israel, se refiere a la perfecta ejecución de la Marcha ritual y el ceremonial del saludo a las tres grandes Luces de la Logia, condición sin la cual no es posible incorporarse a los trabajos de un Templo Masónico. Al terminar la marcha, el iniciado queda frente a frente con el sitial del Venerable Maestro, que muestra una Escuadra de brazos iguales. No obstante, la joya que porta en sus paramentos es una Escuadra de una relación de 3 a 4, como es la posición de los pies en la Marcha del Aprendiz y los catetos del Triángulo del Teorema de Pitágoras.
En ese momento, agrega Richter, el iniciado saluda al Venerable Maestro completando, con dicho acto, la cuerda de la hipotenusa que enlaza las dos puntas de los pies. Por su parte el Venerable Maestro contesta el saludo desde su sitial, describiendo una segunda hipotenusa desde su propia escuadra. Construye de esta forma una antinomia con el triángulo realizado por los movimientos del Iniciado, dando como resultado el que dos hipotenusas toman posición paralela, en Oriente y Occidente, formando los lados del cubo.
Al saludar a los Vigilantes, el Iniciado completa las aristas del lado del Norte, que une las dos hipotenusas. Por su parte, el Segundo Vigilante, al contestar el saludo describe dos líneas de unión del lado Sur de las hipotenusas, cerrando de este modo, los cuadrados inferior y superior, pues al señalar su joya completa las aristas verticales y deja formado el Cubo Perfecto. De esta manera, concluye Richter, en forma casi imperceptible, se construyen los cuadrados y el cubo, con los simples movimientos rituales que se ejecutan en el espacio logial.


CONCLUSIÓN.


No es posible concluir este trabajo de investigación masónica, sin preguntarse cual es la relación que tiene el pitagorismo con la masonería o viceversa. En la última parte comprobamos la relación existente entre el teorema de Pitágoras y la simbología masónica. Pero, queda la interrogante respecto de la escuela pitagórica, aquella fraternidad que sobrevivió por casi siglo y medio a su creador.

La tesis de Ghyka, desarrollada en su libro, establece la hilación entre la geometría esotérica de Pitágoras, a través de la arquitectura y la magia, hacia las corporaciones constructoras de la Antigüedad y Edad Media, poniendo en evidencia los aspectos que se expresan en la Deusche Bauhütte, en la Masonería operativa inglesa y en las cofradías francesas del compagnonage; así como las constataciones que se dan entre el alquimismo, los kabalistas y los rosacruces, y de todas ellas hacia la Masonería.
Por ejemplo, en el caso de la Bauhütte, recuerda los signos lapidarios, usados como firmas, por los constructores góticos, donde se construye dentro de un círculo, a partir del punto simétrico, un cuadrado dividido por círculos, cuadrados y triángulos, en medio de los cuales se advertía el emblema geométrico del tallador, que se recuerda en un proverbio de aquellos geómetras constructores: "Hay un punto, que en el circulo se coloca, y que se halla en el cuadrado y en el triángulo. Si lo encontráis, os salvaréis, y saldréis de cuitas, angustias y peligros". Sin duda, es la misma idea que se expresa en, lo que Vitruvio recuerda, como la proyección simétrica y proporcional de la construcción, que utilizaban los constructores de templos en la Antigüedad.
En su hilación, Ghyka pone de manifiesto las claras implicancias geométrico-esotéricas del Poema Regius (siglo XIV d.C.), que comienza con su notable frase "Hic incippiunt constitutions artis geometrie secundum Euclyde", del Manuscrito Cooke (siglo XV d.C.), del Manuscrito Tew (siglo XVII d.C.) y del Manuscrito William Watson (se presume del siglo XV d.C.), que indican la claramente el reconocimiento a la relación con la geometría profunda, concebida por el pitagorismo. Incluso el "Cooke" construye una hermosa leyenda en la cual Pitágoras y Hermes encuentran dos columnas, luego del diluvio, en que se encontraban inscritos los principios de las artes constructoras.
Asevera Ghyka que, "la gruta de Metaponto, la caverna simbólica de Platón, la sala subterránea de Maat, tal vez forman también la gran cripta del santuario inmemorial de los montes de malaquita, que reaparecen en la logia misma donde se reúnen los hermanos, y es, en fin, el eterno pentagrama pitagórico mediterráneo, el que, convertido en la estrella flamígera ya presente en las actas de las últimas logias operativas inglesas del siglo XVII, toma el puesto de honor en la mayor parte de los documentos francmasónicos propiamente dichos del siglo XVIII y fulgura, sobre el trono del maestre de la logia o del altar, teniendo siempre en su centro la enigmática G".
______________________________________
BIBLIOGRAFÍA.
BELL, E.T. "Los Grandes Matemáticos" - Ed. Losada
BOYER, Carl . "Historia de las Matemáticas"
GHYKA, MATILA. "El Número de Oro".

 

 

pagina anterior
principal